info@escuelaeuropeademasaje.com     881 969 557 / 982 106 869

Bursitis subacromial: Causas, síntomas y tratamiento

Generalidades

Constituyen un heterogéneo grupo de entidades que aparecen como consecuencia del compromiso local o regional de las bolsas serosas.
Las bolsas serosas del organismo son cavidades revestidas de sinovial, localizadas preferentemente en zonas de apoyo o de roce, entre los músculos o entre éstos y una prominencia ósea.
Pueden sufrir una reacción inflamatoria como consecuencia de un traumatismo, de un depósito de microcristales o de una colonización por parte de un microorganismo; asimismo, las bursitis pueden aparecer en el curso clínico de enfermedades inflamatorias sistémicas como la artritis reumatoide.
El signo clínico más característico es la presencia de una tumefacción esférica, bien delimitada, fluctuante y por lo general adherida a los planos profundos; la tumefacción es menos aparente cuando se afectan las bolsas más profundas.
La intensidad del cuadro álgico es variable y en gran medida dependiente de la etiología

Causas

Bursitis en general

La inflamación de una bursa puede obedecer a diferentes causas, tales como traumatismo, fricción crónica (sobreuso),depósitos de cristales (gota y pseudogota), infección, y enfermedades sistémicas como artritis reumatoide, espondilitis anquilopoyética, artritis psoriásica, esclerodermia, lupus eritematoso sistémico, pancreatitis, enfermedad de Whipple, oxalosis, osteopatía hipertrófica pulmonar, y síndrome hipereosinofílico idiopático.

Se ha descrito una asociación entre los reumatismos de tejidos blandos (bursitis, tendinitis, fascitis, fibromialgia) y hipermovilidad generalizada. La bursitis es común en la gota. Hay caso en que la bursitis prepatelar es el único rasgo presente de tofos gotosos en pacientes normouricémicos. En alguno de estos casos, el diagnóstico no fue hecho hasta después de tres análisis del del liquido de la bolsa.

Bursitis infecciosa y séptica

Un gran número de microorganismos pueden causar infección en la bursa, incluyendo bacterias, micobacterias (tuberculosas y no tuberculosas) y hongos (especialmente Cándidas). Sin embargo el Staphylococcus aureus es el más frecuente que causa infecciones en las bursas.

Hay factores individuales que predisponen a la infección: diabetes, tratamiento con esteroides, uremia, alcoholismo y traumatismos.

Aproximadamente el 85% de los casos de bursitis séptica superficial ocurre en hombres.

Los pacientes inmunocomprometidos no parecen tener gran riesgo de sufrir una bursitis séptica, no obstante su presentación puede ser más dramática y el tratamiento durar el triple de tiempo para curarse.

Los  microorganismos que más frecuentemente provocan infección después de lesiones traumáticas o celulitis de la piel por sobreuso, con bacteriemia demostrada supone menos del 8% de los casos.

La bursitis séptica es menos frecuente en niños que en adultos; no obstante, la bursitis prepatelar infecciosa predomina con diferencia en niños. Esto puede ser debido a la alta incidencia de traumatismos de la rodilla que evolucionan a bursitis.

Los signos clínicos que favorecen el diagnóstico de bursitis séptica sobre la no séptica son:

  • Fiebre (40% vs ausente)
  • Calor en la bursa ( siempre vs 50%)
  • Hipersensibilidad (generalmente presente y más severa vs variable)
  • Celulitis peribursal (>60% vs 50%)
  • Los casos sépticos no son diagnosticados en base  a rasgos clínicos solamente

Clínica

  • Historia de movimientos repetidos.
  • Dolor con la movilización
  • Disminución del rango de movimiento
  • Edemas
  • Historia de enfermedades inflamatorias.

Tratamiento

Tratamiento conservador

  • Reposo y antiinflamatorios no esteroideos son la primera línea de tratamiento.
  • Frío local durante 10 minutos, con cuidado de no producirse quemaduras.
  • Ultrasonidos.
  • Electroterapia
  • Ejercicios de rehabilitación según localización.
  • Hay que evitar en los pacientes mayores con bursitis crónica la atrofia muscular por desuso.
  • Corregir la obesidad en caso que la haya.

Tratamiento quirúrgico

En caso de que falle el tratamiento conservador, está indicada la resección quirúrgica de la bursitis.

Otros tratamientos

  • Inyección intrabursa de una mezcal de corticoide y anestésico local es una segunda línea de tratamiento. Hay que tener la precaución de no inyectar en el tendón, ya que puede provocar la rotura tendinosa. Los pacientes que no responden a la primera inyección raramente responden a las siguientes inyecciones.
  • Inyecciones locales de ozono. Son útiles en el tratamiento de la bursitis  y no tienen efectos secundarios ni riesgo de rotura tendinosa.

Bursitis subacromial (subdeltoidea)

La bolsa subacromial es una estructura grande que  descansa Debajo del acromion y del ligamento acromio-clavicular y separando el ligamento del músculo supraespinoso y el manguito de los  rotadores. No está en comunicación con  la articulación del hombro a menos que el tendón del supraespinoso esté roto. Cuando el brazo esta pegado al cuerpo la bursa protuye lateralmente debajo del acromion, pero se desliza por debajo del hueso cuando el brazo se abduce.

La bursitis primaria se origina de artritis reumatoide, gota, tuberculosis u otras infecciones, pero rara vez es primaria, y más bien resulta secundaria ala tendinitis del manguito de los rotadores, con calcificación o sin ella. También se puede encontrar presente en la polimialgia reumática..

También puede ser debida a movimientos repetitivos de elevación del hombro.

Los pacientes a menudo se quejan de dolor sordo. El síntoma más frecuente de la bursitis es el dolorimiento sobre en el trocánter mayor (y debajo del músculo deltoides) que desaparece cuando se abduce el brazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies