info@escuelaeuropeademasaje.com     881 969 557 / 982 106 869

Sonidos que curan: todo sobre los masajes con cuencos tibetanos

El masaje con cuencos tibetanos es una terapia que utiliza ondas sonoras para sanar nuestro organismo y aportarle innumerables beneficios. El origen de estos instrumentos se remonta a hace más de 2.000, pero su uso es cada día más popular. Hoy te contamos un poco más sobre esta técnica milenaria y sus ventajas.

 

Un poco de historia

Poco se sabe a ciencia cierta sobre el origen de los cuencos tibetanos. Los primeros registros sobre ellos se remontan a hace más de 2.000 años, cuando se utilizaban como instrumentos musicales para animar los rituales o incluso en la cocina, pues se creía que su composición metálica impregnaba la comida de minerales beneficiosos. También servían como ofrenda a los dioses, razón por la que su sonido tenía que ser puro y universal.
Estos cuencos proliferaron sobre todo en la zona ubicada a los pies del Himalaya -en India, Nepal y el Tíbet- pero países como Tailandia y Japón han hecho de ellos un elemento propio de su cultura. Originalmente estaban fabricados en una aleación que combinaba oro, plata, bronce, zinc, níquel, hierro y antimonio. Hoy en día, aunque también existen de cuarzo, son más populares los de plata, oro, mercurio, estaño, plomo, cobre y hierro. Del Tíbet solo queda el nombre, ya que la mayoría se fabrican en India y Nepal.

 

La terapia

La terapia con cuencos tibetanos utiliza el sonido para sanar nuestro organismo y aportarle numerosos beneficios. El paciente se tumba en una camilla con los ojos cerrados y a su alrededor se colocan los cuencos, que el terapeuta golpea y frota para llegar a producir una gama de sonidos armónica.
Esta técnica del principio de resonancia, según el cual una vibración más intesa y armónica contagia a otra más débil; es decir, se basa en la capacidad de una frecuencia para modificar a otra.

 

Ventajas y beneficios para tu cuerpo

Los beneficios de los masajes con cuencos tibetanos en nuestro cuerpo son innumerables. Producen un efecto curativo y relajante que se traduce en una sensación de unidad: cuerpo, mente y espíritu trabajan en armonía, aumentando el bienestar y proporcionando una gran paz interior. Por eso, son muy utilizados en la meditación. Pero las ventajas de este tipo de masajes son muchas más:

  • Liberan tensiones musculares y nerviosas.
  • Fomentan el equilibrio entre los dos hemisferios del cerebro.
  • Ayudan a trabajar aspectos como la creatividad, la intuición o la concentración.
  • Aumentan tus niveles de energía.
  • Evitan problemas de insomnio e hiperactividad.
  • Mejoran la movilidad física y alivia dolores.
  • Pueden provocar la destrucción de células cancerosas y la curación de distintas enfermedades.

 

Ahora que ya sabes un poco más sobre los beneficios de los masajes con cuencos tibetanos, puede que te estés planteando probarlos o incluso formarte para ser un experto en ellos. En la Escuela Europea de Masaje ofrecemos un curso de formación complementaria para que descubras todo sobre esta técnica orihunda del Himalaya. ¿Te animas a adentrarte en el mundo de los sonidos que curan?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies